Archivo mensual: octubre 2011

Protocolo de Cómo vestir 2º Parte

Protocolo de Cómo vestir 2º Parte

Hay normas de elegancia generalmente aceptadas, si bien comenzamos a entrar en un terreno muy subjetivo.

El tema es tan amplio que sólo vamos a comentar algunos patrones generalmente aceptados de la vestimenta masculina, ya que en el caso de la mujer la creatividad no tiene límite, siendo lo más importante el conseguir crear un estilo personal propio.

El hombre debe tener presente:

Con traje azul marino se debe llevar zapato negro (de cordones, aunque también son aceptables los mocasines) y calcetín azul marino o negro.

Con traje gris, el zapato debe ser marrón o burdeo y el calcetín del mismo color.

Traje beige o verde-caqui: zapato y calcetín burdeo.

Conviene recordar que el calcetín siempre debe ser más oscuro que el traje.

Las camisas más elegantes son las de doble puño, para llevar pasadores (discretos) y por supuesto sin bolsillo. Es opinable si deben llevar las iniciales grabadas (particularmente entendemos que no). El color de la camisa debe combinar con el del traje: hay miles de opciones, pero entre las más tradicionales podemos destacar:

Traje azul marino: camisas lisas de color celeste o blanco; camisas blancas con rayas finas de color azul marino.

Traje gris: camisas lisas de color celeste, blanco, beige claro, rosa pálido; camisas blancas con rayas finas de color burdeo.

Traje beige: camisas lisas de color celeste o beige claro.

Traje verde-caqui: camisas lisas de color beige claro o rosa pálido.

En todo caso, hay que tener presente que la camisa siempre debe ser de color más claro que el traje.

La corbata es el elemento más personal de la vestimenta masculina y donde uno se puede permitir un cierto toque de atrevimiento. En todo caso, debe combinar con el color del traje y el de la camisa.

Hay que ir renovando la colección de corbata y ésta debe estar inmaculadamente limpia, especialmente su nudo que tiende a ensuciarse.

La corbata debe llegar hasta el cinturón, queda un tanto ridículo que cuelgue en exceso o que se quede corta.

El pisa corbata está ya pasado de moda.

En todo caso, tanto con traje como con prendas informales, hay que respetar tres máximas:

No llamar la atención.

Evitar excentricidades (hay que ser un auténtico experto en el vestir para poder permitírselas).

No ser presuntuoso.

Por último, basar el vestuario exclusivamente en grandes marcas (Hermes, Lotusse, Rolex, etc.) sólo denota una ausencia preocupante de iniciativa y de personalidad.

Comentarios desactivados en Protocolo de Cómo vestir 2º Parte

Archivado bajo Protocolo y Buenas Maneras

Protocolo para regalar Flores

Protocolo para regalar Flores

Las flores es, probablemente, el regalo más querido por una mujer, pero que también se puede regalar a los hombres:

A ella se le regalará un ramo de flores y al él una flor.

Las flores son un regalo adecuado para numerosas ocasiones: nacimientos, petición de mano, boda, cumpleaños, operación, etc.

Las flores nunca se envían anónimamente, sino que se llevarán en mano o se enviarán a través de una floristería, acompañadas de una tarjeta manuscrita por el que las envía (no por el floristero).

Después de una invitación en casa ajena, es un detalle de buen gusto enviar el día siguiente un ramo de flores a la anfitriona.

Un ramo debe contar al menos con una docena de flores y, en todo caso, hay que evitar el número 13 (por si las moscas).

Cada flor tiene un significado concreto, esconde un mensaje subliminal que se envía a la homenajeada. Así, podemos señalar entre otras:

Rosa roja: pasión
Azahar: flor de la novia
Clavel rojo: amor
Azucena: inocencia
Jazmín: amabilidad
Orquídea: belleza

Rosa amarilla. infidelidad

Conviene recordar:

A un ecologista no le regalan flores, pero sí se le puede enviar una planta.

Tener flores en casa es un detalle de buen gusto, pero atención: flores y plantas naturales, nunca artificiales.

El crisantemo es una flor dedicada al difunto (no se la regale nunca a su novia, por muy muerta que pueda estar la relación).

Comentarios desactivados en Protocolo para regalar Flores

Archivado bajo Protocolo y Buenas Maneras

arte de regalar y ser regalado

El arte de regalar y ser regalado

El regalo debe ser una manifestación sincera del cariño y del aprecio hacia otra persona por lo que exige dedicación en su elección.

Hay todo un arte de regalar y ser regalado.

La persona que regala debe tener presente:

El regalo debe ser algo que vaya a gustar a la persona que lo recibe, por lo que hay que preocuparse por conocer sus gustos, sus aficiones, etc.

Lo más valorable de un regalo no es el valor del mismo sino la dedicación que se ha puesto en su elección.

Los regalos muy personales (colonia, ropa, etc.) sólo deben hacerse a familiares y amigos muy allegados.

Un regalo que siempre será agradecido son las flores y los libros.

El valor del regalo debe ser apropiado a la ocasión, ni demasiado discreto ni demasiado costoso, ya que podríamos poner a la persona que lo recibe en una posición incómoda.

Hay que evitar regalos poco originales, demasiado “típicos” (por ejemplo, regalar a los novios marcos, bandejas, etc.) demuestran muy poco esfuerzo en su elección.

No se debe regalar de lista de boda.

Hay ocasiones especiales en las que hay que regalar y no hacerlo demostraría una falta de atención inexcusable: cumpleaños, nacimientos, bodas, etc.

En todo caso, no hay nada que se agradezca más que recibir un regalo en una fecha cualquiera.

Por su parte, se deben evitar las fechas comerciales, como “el día de los enamorados” (el día del padre y de la madre están ya tan arraigados que son ocasiones inexcusables de regalo).

Hay que regalar en el momento oportuno: antes de la boda, el día del cumpleaños, cuando se visita al recién nacido, etc.

Un regalo tardío pierde aliciente y demuestra falta de atención.

Si nos invitan a comer o a cenar hay que llevar un detalle, como flores, bombones, etc.

Hay que cuidar la presentación del regalo, su envoltorio (no se puede entregar un regalo en una bolsa de plástico cualquiera).
Por supuesto, no hace falta decir que el regalo no puede llevar el precio (por muy elevado que éste sea).

La persona que recibe el regalo:

Debe agradecerlo sinceramente: hay que valorar la dedicación que ha puesto la persona que nos regala, con independencia de que el regalo nos guste o no.

El regalo se abrirá en presencia de la persona que no regala.

Si el regalo fuera una caja de bombones se ofrecerá a los postres, si fuera una botella de vino se servirá en la comida.

El regalo se mostrará al resto de los invitados y luego se guardará cuidadosamente, evitando que el regalo quede “arrumbado” en un rincón del salón.

Si fueran flores se pondrán en un jarrón y se colocarán en un lugar bien visible del salón, del hall, etc.

Hay que ser delicado si algunos invitados nos regalan y otros no: hay que evitar que estos últimos se puedan sentir incómodos.

Cuando se marche la persona que nos ha regalado se le volverá a dar las gracias.

Los regalos no deben cambiarse, sólo en casos muy concretos como, por ejemplo, un libro o música que ya tenemos.

Comentarios desactivados en arte de regalar y ser regalado

Archivado bajo Protocolo y Buenas Maneras

Toses, bostezos, picores con Educación

Toses, bostezos, picores

Hay ciertas reacciones naturales, no especialmente agradables, que a veces se presentan en los momentos más inoportunos (en un almuerzo, en una conferencia, en el teatro, etc) y ante lo que hay que saber reaccionar:

La norma básica en estos casos es comportarse con naturalidad, quitándole importancia y, sobre todo, evitando el sentimiento de ridículo.

Algunas reglas que se deben tener presente son:

Toses

En la medida de lo posible, amortiguar el ruido, conteniéndose uno si puede o tapándose con el pañuleo (nunca con la servilleta).

Si estamos en la mesa o en una conversación, giraremos la cabeza hacia el exterior.

A continuación pediremos disculpas, pero en un tono bajo, casi imperceptible, restándole importancia a lo sucedido.

Si el estornudo es repetitivo, nos retiraremos al aseo hasta que se nos pase.

Una vez que se ha utilizado el pañuelo, se volverá a guardar, doblándolo de una manera informal, sin prestarle mayor atención. Nunca se debe examinar la marca dejada y menos aún enseñarla al resto de los comensales como si se tratara de un trofeo de caza.

Bostezos

El bostezo es siempre un comportamiento rechazable, que denota un aburrimiento insuperable y que, por tanto, hay que tratar de evitar a toda costa.

Si el bostezo se presenta de manera imprevista y no se puede reprimir hay que saber reaccionar:

Disimulándolo en la medida de los posible, tapándose la boca con la mano, la servilleta, etc.

Si no se consigue disimular y es percibido por los presentes, hay que reaccionar con naturalidad, incluso con humor, haciendo algún comentario jocoso del tipo “se ve que el café me ha desvelado”.

Picores

El rascarse es siempre un comportamiento de mal gusto que hay que tratar de evitar por todos los medios.

Por tanto, si se presenta un picor insoportable hay que tratar de:

rascarse lo más disimuladamente posible.

Evitar comentarios ordinarios del tipo “vaya tela, cómo me pican los ….”

Si el picor exige una respuesta enérgica, lo mejor es retirarse al aseo y allí rascarse a placer.

Comentarios desactivados en Toses, bostezos, picores con Educación

Archivado bajo Protocolo y Buenas Maneras

El teléfono móvil

El teléfono móvil

El teléfono móvil ha entrado con fuerza en nuestras vidas y se ha convertido en un aparato casi imprescindible. Para un uso adecuado del mismo se deben seguir algunas reglas elementales:

El móvil, como cualquier teléfono, se debe utilizar sólo cuando sea necesario.

Debe estar desconectado en lugares públicos como el cine, el teatro, un concierto, en misa, etc.

No hay que esperar a que suene la primera vez para desconectarlo, sino que es una precaución que hay que tomar de antemano.

La melodía del móvil debe ser discreta (nada de “Correcaminos”, o “Que Viva España”), y su volumen debe ser el adecuado para que pueda ser oído por su propietario, sin que sea necesario que se oiga a 100 metros a la redonda.

Cuando uno mantiene una conversación por el móvil debe tratar, en la medida de lo posible, de retirarse a un lugar apartado.

Si en una reunión, un almuerzo, etc. uno recibe una llamada tratará de que la conversación sea breve y si fuera posible quedará en devolverla más tarde. Lo que no es admisible es estar 10 minutos hablando y el resto de los presentes esperando.

No se deben mantener conversaciones acaloradas, ni amorosas, ni de temas confidenciales en público.

El aparato debe ser lo más sencillo posible. Sólo la gente joven se puede permitir el capricho de tener móviles de colores vistosos, chillones, etc.

Es absolutamente rechazable mantener conversaciones sobre móviles (salvo que uno sea representante comercial de un fabricante de estos aparatos). Hoy en día es un tema de conversación muy frecuente en cenas, reuniones de amigos, etc.:

“Mi móvil pesa menos, pero el tuyo tiene más cobertura. El mío es el último modelo de Nokia D-500.SF que lleva incorporado un mechero. Pues el mío es un prototipo Ericsson, con tenología WASP, que funciona con baterías de cadmio y que ya no pesa, sino que flota.”

El móvil se puede llevar en cualquier sitio excepto colgando del cinturón, como si se tratara de un revólver (si no hay otro sitio para llevarlo, mejor dejarlo en casa).

Comentarios desactivados en El teléfono móvil

Archivado bajo Protocolo y Buenas Maneras

En la Playa

Buenas Maneras y educacion En la playa

La playa es un lugar de convivencia, donde coinciden multitud de personas. Ello exige la observancia de ciertas normas de comportamiento:

Las personas van a la playa buscando descanso y sosiego, por tanto, la norma básica será la de comportarse de tal manera que no altere en lo más mínimo la tranquilidad del resto de los presentes.

La higiene es fundamental: cuando uno se marcha de la playa, debe recoger absolutamente todo, dejando el lugar como si uno no hubiera estado.

A la playa se puede llevar una sombrilla, lo que no es admisible es montar una tienda de campaña como si se tratara de un campamento de refugiados.

El modelo de bañador según el gusto de cada cual, pero, en la medida de lo posible, que no esté reñido con la estética:

Si una mujer no tiene una figura demasiado agraciada, para que manifestarlo en público utilizando un mini-bikini, si un bañador le permitiría ocultar más desperfectos.

Entre los hombres cualquier tipo de bañador es admisible salvo el tanga “marcapaquete”.

Si se quiere oir música hay que utilizar cascos o poner la radio a un volumen bajo, lo que no se puede es convertir la playa en una discoteca.

Los perros no pueden estar sueltos, por muy adorable que sea su dóberman o muy bonachón que le resulte su bull-dog (no espere a que se coma a un bañista para aplicar esta regla).

Si se quiere jugar a la pelota hay que apartarse a un lugar en el que no se moleste: no espere a darle un pelotazo a un veraneante antes de tomar esta sensata decisión.

Las motos de agua hacen un ruido insufrible, de ahí que quien las utilice deba adentrarse mar adentro para permitir que los veraneantes puedan seguir gozando de la ansiada tranquilidad buscada.

Hay que tener un cuidado extremo con cualquier embarcación cerca de la playa, uno se puede llevar a un bañista por delante sin darse cuenta.

Hay que evitar la fea costumbre de lavarse el pelo en el mar, como si uno estuviera en el cuarto de baño de su casa.

Uno debe controlar, en la medida de lo posible, su pasión amorosa y no darse un “revolcón” al lado del resto de veraneantes, dando a estos la oportunidad de aplaudir y comentar las jugadas más interesantes.

Y, por último, no sea un mirón: no devore con su mirada a la rubia del bikini.

Comentarios desactivados en En la Playa

Archivado bajo Protocolo y Buenas Maneras