Archivo de la categoría: Mitos Y Leyendas

BATA Y ANUBIS

Bata y Anubis.

BATA era el hermano pequeño de ANUBIS y vivía junto a este y su esposa como si fuera un hijo. Cooperaba en las tareas de la casa, de las tierras y los animales incansablemente junto a ANUBIS.

Pero un día estando en el campo, BATA fue enviada por su hermano a la casa a recoger semillas para la siembra y al llegar la esposa de su hermano le hizo proposiciones nada honestas. BATA lleno de rabia le recordó, que ella era además de una madre para él, la esposa de su hermano y que olvidaría ese momento para que su hermano no sufriera.

Al llegar la noche, ANUBIS entró en la casa y encontró a su mujer en la cama simulando haber sido golpeada y le contó que el causante de sus heridas había sido BATA enfadado porque ella se había negado a aceptar sus proposiciones.

ANUBIS cogió un cuchillo y se dirigió a los establos con la intención de acabar con la vida de su hermano, que al darse cuenta de las intenciones de ANUBIS emprendió la huida. Mientras ANUBIS le perseguía, BATA consiguió que RA escuchase su llamada y creó entre ambos un lago lleno de cocodrilos que hacía imposible que llegasen el uno al otro. A la mañana siguiente se sometieron al juicio de RA, en el que BATA contó a su hermano lo que le había sucedido realmente con su esposa y le dijo que pensaba irse lejos de él, al valle de los cedros, donde se arrancaría el corazón y lo dejaría sobre una flor de cedro. Le dijo también que en algún momento, cuando el árbol se cortase, el moriría, y que si realmente le quería debería ir a recoger su corazón y meterlo en vaso de agua fresca para que pudiera resucitar y vengar el trato recibido. La señal sería una jarra de cerveza que se desbordaba.

BATA se dirigió al valle de los cedros y ANUBIS volvió a su casa y asesinó a su mujer.

En el valle de los cedros BATA construyó un bonito palacio al que llegó la Enéada, que sintiendo compasión por él, mandaron modelar a la mujer más bella del mundo para que fuese su esposa.

La existencia de tan bella mujer llegó a oídos del faraón que mandó a buscarla para hacerla su esposa principal, la gran favorita del harén. La favorita contó al faraón quien era su esposo y también el secreto para destruirlo. Así el rey, envió a sus hombres a cortar el cedro que guardaba el corazón de BATA, y al instante, murió.

ANUBIS, que había seguido con su vida, al llegar ese día a su casa, pidió una jarra de cerveza que al serle servida se desbordó. Recordando las palabras de su hermano, se puso en marcha al valle de los cedros donde lo encontró muerto.

Buscó su corazón sin éxito durante años hasta que ya a punto de desistir lo encontró y siguiendo las instrucciones que le diera BATA consiguió resucitarlo.

Ahora a BATA le tocaba vengar la traición de su esposa y se convirtió en un gran toro al que ANUBIS debía conducir a palacio. Todo salió según los planes y el faraón nada ver al toro quiso cambiárselo a ANUBIS por una importante cantidad de oro con la que regreso a su casa como había acordado con BATA.

Una vez en palacio, BATA con forma de toro le hizo saber a la favorita que no estaba muerto y ella pidió al faraón que matase al toro. Al matarlo, dos gotas de su sangre hicieron crecer dos hermosas perseas junto a las puertas de palacio. BATA aún seguía con vida, esta vez, en forma de persea y al hacérselo saber a la favorita, esta volvió a pedir al faraón que cortase las perseas ya que quería acabar con él a toda costa y de nuevo el faraón consintió y las cortó. Esta vez, una astilla de las perseas al ser cortadas, se clavó en la favorita y esta quedó embarazada. Nadie lo sabía, pero el futuro bebe sería de nuevo BATA.

El faraón encantado con el pequeño varón lo nombró heredero del reino y al ser anciano y morir, el príncipe le sucedió e inmediatamente contó a sus consejeros todo lo que había sufrido a causa de la maldad de su mujer y esta fue castigada con la muerte.

Reinó durante treinta años y fue sucedido por ANUBIS a quien había nombrado príncipe heredero.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Mitos Y Leyendas

LEYENDA DE GARA Y JONAY

LEYENDA DE GARA Y JONAY:
Leyenda situada en una isla del archipiélago Canario, Isla de la Gomera:

Según la leyenda en la Gomera, existían entonces, siete lugares de los que emanaba agua mágica y cuyo origen nadie conocía. Estos siete chorros, aparte de regalar virtudes revelaban también, cuando te mirabas en sus aguas, si ibas o no a encontrar pareja. Si el agua era clara, el amor llegaría, pero si se enturbiaba, poco había que esperar. Se aproximaban las fiestas de Beñesmén y un grupo de jóvenes gomeras acudieron a Los Chorros de Epina para mirarse en él. Entre ellas se encontraba Gara, princesa de Agulo. Se asomó y al principio le devolvió una imagen tranquila y perfecta, pero luego surgieron sombras y comenzó a agitarse… Gerián, el sabio del lugar, le hizo una advertencia: “- Lo que ha de suceder ocurrirá. Huye del fuego, Gara, o el fuego habrá de consumirte”. Gara calló, pero el triste presagio corrió de boca en boca.
En las vísperas de las fiestas, llegaron de Tenerife los Menceyes y otros nobles. El Mencey de Adeje venía con su hijo Jonay, joven fuerte y apuesto. Gara no podía dejar de observarlo, y en cuanto sus miradas se encontraron, el amor los atrapó sin remedio. Poco después, aún en fiestas, su compromiso fue público. Pero he aquí que en cuanto se empezó a propagar la feliz noticia, El Teide, antes conocido como Echeyde (infierno), empezó a escupir lava y fuego, con tanta fuerza que desde la Gomera el espectáculo era aterrador. Recordaron el presagio dado a la inocente Gara: Gara, princesa de Agulo, el lugar del agua; Jonay, puro fuego, procedente de la Isla del Infierno… Aquel amor era entonces, imposible. Grandes males se avecinaban si no se separaban. Entonces sus padres ordenaron tajantemente que no volvieran a verse. Ya apaciguado el volcán, y concluidas las fiestas, regresaron a Tenerife todos los visitantes, más uno se fue con el alma vacía y el pecho quebrado.
Cuentan que Jonay se lanzó al mar en medio de la noche, para nadar hasta su amada. Dos vejigas de animal infladas atadas en la cintura le ayudaban a flotar cuando las fuerzas se le agotaban. Larga fue la travesía y ya con las primeras luces del alba llegó a su destino. Furtivamente fue en busca de su amada, y al encontrarse, se abrazaron apasionadamente. Escaparon por los bosques gomeros y bajo un cedro se entregaron a la pasión y al amor. El padre de Gara, enterado de la huida de su hija, salió furioso en su busca. Los encontraron amándose, y cuando los jóvenes se percataron de su presencia, buscaron la única salida posible… Una implacable vara de cedro afilada, colocada entre ellos, uniendo sus corazones fue su aliado mortal. Mirándose a los ojos, se apretaron el uno contra el otro, traspasándose y dejándolos unidos para siempre”. Gara, princesa del agua, y Jonay, príncipe del fuego, dan nombre hoy a la cumbre más alta de la Gomera y al Parque Nacional de Garajonay

Deja un comentario

Archivado bajo Mitos Y Leyendas

Eco y Narciso

Eco es una de las ninfas del bosque, y es la que da origen al sonido que conocemos como eco.

Eco es protagonista de varias leyendas. Por ejemplo, existe una en la que aparece como la amada de Pan (dios de pastores y rebaños), pero ella no corresponde a ese amor sino que sufre por el desprecio de un fauno al que ama de verdad. Pan, movido por los celos decide vengarse, y hace que ella se desgarre por unos pastores. Su llanto se relaciona con el eco.

 

La diosa Hera había castigado a Eco, y le impedía hablar. La ninfa solo podía repetir la última palabra que pronunciara su interlucotor. Esto se debió a que Eco cubría a Zeus sus infelidades hacia Hera, y la entretenía con elocuentes conversaciones, mientras el dios de dioses se divertía con sus amantes.

En la versión más conocida del mito de Eco, ella se enamora perdidamente de Narciso de quien el adivino Tiresias predijo, en su nacimiento, que tendría un larga vida si no se contemplaba a sí mismo. Este joven era muy hermoso pero despreciaba el amor de todos.

La pobre ninfa no fue la excepción y Narciso despreció su corazón cuando la vio en el bosque y ella no fue capaz de responderle más que sus propias palabras. Entonces, ella desolada, ofendida se encerró en un lugar solitario y allí dejó de comer y de cuidarse. Así se fue consumiendo poco a poco, y el dolor la fue absorbiendo hasta que desapareció y se desintegró en el aire, quedando sólo su voz que repetía las últimas palabras de cualquiera. Esta voz es lo que llamamos eco.

Debido a esto los dioses se molestaron y todas las demás mujeres rechazadas oraron a los dioses por venganza. Némesis (la venganza) las escuchó e hizo que Narciso contemplara su propia imagen. Cuando el joven lo hizo, se enamoró de su propia belleza y ya no le importó nada más que su imagen.

Se quedó contemplándose en el estanque y se dejó morir, totalmente indiferente al resto del mundo. Dicen que aún en el Estigio (el mar de la tierra de los muertos), Narciso continúa admirándose.

Un ejemplo de su presencia en la literatura española son estos versos de Calderón de la Barca:

Narciso, detente, aguarda;
que con ser tanta mi pena,
aun es mayor tu ignorancia.
¿A quién ves en esa fuente?
¿Con quién a esa fuente hablas,
si cuanto está dentro della
solo es una sombra falsa,
que a nuestros ojos ofrece
la reflexión en el agua,
porque, como es un cristal
que nuestros cuerpos retrata,
finge ese objeto a la vista?

Calderón de la Barca

Deja un comentario

Archivado bajo Mitos Y Leyendas

Los amantes de Teruel

La leyenda sobre el amor de Isabel Segura y Diego Marsilla, es la mas popular y tierna de todas las que se conocen en España, también muy conocida a nivel internacional.
Isabel y Diego, fueron dos jóvenes que vivieron en el Teruel reconquistado a los árabes, en el siglo XIII.
En la calle de los Ricos hombres de Teruel se encontraba el solar de la casa de Marsilla, nobles hidalgos, y muy cerca de ella habitaba la familia Segura, perteneciente también a la nobleza turolense. Los Marsilla tienen un solo hijo, Diego y los Segura son padres de una hija, Isabel.
Son familias amigas y los niños se han criado prácticamente juntos. Con el paso del tiempo, la amistad se transformo en amor y los jóvenes soñaban solo en el día que pueden unirse y compartir su vida para siempre, pero ninguna de las dos familias eran ricas, perdieron gran parte de su hacienda en las guerras contra los moros y en dispuestas entre los nobles de distintas facciones. Por eso, los padres de Isabel, pensaban en casarla con un hombre rico, para que gozara de una vida holgada. Por aquellos días, llego a la ciudad, Rodrigo de Azagra, un rico hombre, comisionado por el rey de Aragón para resolver ciertos asuntos en Teruel.

En un encuentro con la nobleza turolense, este conoce a Isabel y se prendo de su belleza y dulzura. Sin pensarlo dos veces, hablo con Pedro Segura, el padre de la joven y la pidió en matrimonio. La riqueza del pretendiente, su nobleza y su importancia en la corte, deslumbraron a los padres de Isabel, que dieron su palabra de matrimonio al señor de Azagra. Cuando Isabel se entero de esto, se atrevió a decirle a su padre que desde niña amaba a otro hombre al que había jurado amor eterno.

Diego recibió aviso de su amada de lo que estaba sucediendo y se decide hablar con el padre de la joven, que se conmovió ante la sinceridad de los sentimientos de ambos y le dio un plazo de seis años al joven enamorado, para que volviera rico a pedir la mano de Isabel. Si en seis años no volvía rico, juraba entregar la mano de Isabel a Rodrigo de Azagra. Aquella misma tarde Isabel y Diego se despidieron. Diego marcho con una banda atada al brazo, divisa que le entrego Isabel y una rosa que ella había mojado con sus lágrimas.
Lejos de Teruel Diego trata de conseguir fortuna. Es diestro con la espalda y con valor, combate en la batalla de Las Navas de Tolosa donde obtiene un buen botín ,luego lucha en sur de Francia bajo las ordenes de Pedro II, donde las tropas aragonesas son vencidas y el cae prisionero de Simon de Monfort. Se escapa de su cautiverio y se marcha a Siria como cruzado. Hay, como recompensa de que le salvo la vida, un Frances albigense le hace su heredero y recibe muchos bienes.

Se embarca, empieza el camino hacia su patria, cuando la nave que le llevaba es capturada por unos piratas. Cae prisionero y, herido, es llevado a Valencia y encerrado en una lóbrega mazmorra. En un esfuerzo supremo logra escapar de su cautiverio, pero cae rendido y pierde el conocimiento. Cuando lo recupera, se encuentra en una estancia elegante, bajo los cuidados de una dama mora, Zulima, que se enamoro perdidamente de el, proponiéndole que huyan juntos, ayudados por las riquezas que ella posee. Diego se negó, decirle que no puede sentir nada por otra mujer que no sea Isabel.

Solo faltan unas horas para que expire el plazo. Así que a galope parte hacia Teruel, con el corazón lleno de esperanza y con la imaginación perdida en los encantos y las palabras de Isabel. Antes con dos días, llego a Teruel un peregrino que habla de cruzadas, de Siria, de Valencia y le cuenta a Isabel que conoció a Diego, y que este había muerto, en una fuga con una mora, cayendo bajo las estocadas de sus perseguidores. Aquel extraño peregrino que le trajo esa noticia, se retira, mientras que en su rostro se dibuja una sonrisa y en sus ojos se ve una luz de triunfo. La venganza de la despechada Zulima, se ha cumplido. Isabel casi muerta de dolor, por la infidelidad de Diego, decide casarse con Rodrigo. Diego llega por fin a Teruel, y escucha las campanas que suena a vísperas, en la iglesia de San Pedro. Corre hacia la iglesia en cual se celebraba una boda. Ha llegado tarde. Isabel acaba de casarse con Azagra. Su vista se nubla y su corazón, literalmente, se rompo. Cae fulminado sobre las frías losas de la iglesia.

La noticia corrió como un reguero de pólvora por toda la ciudad, llegando a los oídos de Isabel que pálida y desconsolada, asistía a su banquete de boda. En traje de novia, loca de dolor, Isabel corre hacia la iglesia donde estaba el cadáver de Diego, le abraza, le besa, le pide perdón y se queda enlazada a su cuerpo en un férreo abrazo. Estaba muerta también. Las familias, destrozadas, decidieron enterrarlos en la misma tumba, para que, por toda la eternidad, permaneciesen unidos los dos amantes a los que había separado un destino cruel. Desde entonces, Isabel y Diego descansan en la capilla de San Cosme y San Damian, entre el respeto de muchos enamorados, que, a lo largo de los siglos, han visitado el mausoleo de los amantes.

Deja un comentario

Archivado bajo Mitos Y Leyendas

Leyenda del amor y la locura

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres.

Cuando El Aburrimiento había bostezado por tercera vez, La Locura como siempre tan loca, les propuso:
¿Vamos a jugar a las escondidas?

La Intriga levantó la ceja intrigada y La Curiosidad sin poder contenerse preguntó: ¿A las escondidas? ¿Y cómo es eso?

Es un juego, explicó La Locura, En que yo me tapo la caray comienzo a contar, desde uno a un millón mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego.

El entusiasmo bailó secundado por La Euforia. La Alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a La Duda, e incluso a La Apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar, La Verdad prefirió no esconderse. ¿Para qué? si al final siempre la hallan. La Soberbia opinó que era un juego muy tonto (En el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y La Cobardía prefirió no arriesgarse…

Uno, Dos, Tres…; comenzó a contar La Locura. La primera en esconderse fue La Pereza, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino. La Fe subió al cielo y La Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto.

La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para cada uno de sus amigos, que si ¿un lago cristalino?: Ideal para La Belleza. Que si ¿la hendija de un árbol?: Perfecto para La Timidez. Que si ¿el vuelo de una mariposa?: Lo mejor para La Voluptuosidad. Que si ¿una ráfaga de viento?: Magnífica para La Libertad. Así terminó por ocultarse en un rayito de sol.

El egoísmo, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo… pero sólo para él.

La Mentira se escondió en el fondo de los océanos (Mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris) y La Pasión y El Deseo en el Centro de los Volcanes.

El Olvido… se me olvidó donde se escondió… pero eso no es importante.

Cuando La Locura contaba, El Amor aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado… hasta que divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

Un millón; contó La Locura y comenzó a buscar. La primera en salir fue La Pereza sólo a tres pasos de una piedra. Después se escuchó a La Fe discutiendo con Dios sobre Teología, y La Pasión y El Deseo los sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a La Envidia y claro, así pudo deducir dónde estaba El Triunfo. El Egoísmo no tuvo ni que buscarlo; Él solito salió disparado de su escondite que había resultado ser un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a La Belleza y con La
Duda resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aún de qué lado esconderse.

Así fue encontrando a todos, El Talento entre la hierba fresca, a La Angustia en una oscura cueva, a La Mentira detrás del arco iris… (Mentira, si ella estaba en el fondo del océano) y hasta El Olvido… que ya se le había olvidado que estaba jugando a las escondidas, pero sólo el amor no aparecía por ningún
sitio.

La Locura buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyuelo del planeta, en la cima de las montañas y cuando estaba por darse por vencida divisó un rosal y las rosas… y tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó: las espinas habían herido los ojos del Amor: La
Locura no sabía qué hacer para disculparse, lloró, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo.

Desde entonces, desde que por primera vez se jugó a las escondidas en la tierra…

El Amor es ciego y La Locura siempre lo acompaña.

En internet podreis encontrar muchas maneras de disfrutar de esta historia, preferentemente nosotros disfrutamos de la lectura y hacer volar la imaginacion mientras leemos estas grandes aventuras, pero tambien nos gusta el trabajo que pueden disfrutar en audiovisuales, por lo que hos dejo aqui una muestra de lo encontrado en youtube..

Deja un comentario

Archivado bajo Mitos Y Leyendas

La leyenda de Tristán e Iseo

La leyenda de Tristán e Iseo

La historia de Tristán e Iseo es uno de los primeros mitos de amor cuya relevancia da testimonio de su antigüedad y resonancia universal. La historia arquetípica surge de un misterioso filtro mágico, la pócima encantada que generará ese amor-pasión que, de fuerza arrolladora, lleva inscripto el destino de la autodestrucción. Eros y Tánatos se funden inexorablemente en tono de tragedia.

La difusión de la leyenda dentro de la narrativa francesa marca el desplazamiento del interés por la recreación de historias grecolatinas, hacia historias originarias de la cultura celta. Lo atractivo de la mitología celta, reside quizá el escenario insular, novedosos símbolos no cristianos y en Otro Mundo al que se podía acceder sin morir en tanto los seres reales coexistían con personajes extravagantes y sobrenaturales.

La poción mágica

El famoso y frecuentemente aludido, filtro mágico que beben Tristán e Iseo es un elemento original en el relato que no registra antecedentes anteriores. Es probable que dado el ambiente cristiano y feudal en que se difundió la historia el filtro es la excusa que permite excusar la falta de los amantes: el adulterio y la traición.

“Señor, a fé mía, ella me ama de buena fe, pero vos no podeís entender el motivo: si me ama es a causa de lo que bebió. No puedo separarme de ella ni ella de mí, no os lo puedo ocultar.” (versión de Berol)

En rigor, no sería el adulterio lo que sorprende y escandaliza al público, porque en efecto, desde los primeros trovadores el hecho era consentido y hasta idealizado, pero siempre era la consecuencia de un matrimonio impuesto. La peculiaridad de la ova reside en que el amor es un conflicto entre los mismos amantes y la sociedad a la cual pertenecen que deberán enfrentar una y otra vez. Porque el amor de Tristán no responde al ideal caballeresco, por el contrario, él sólo desea amar a Iseo y se desinteresa de la vida de caballero.

El amor antisocial de Tristán y las contradicciones de Iseo

Desde este enfoque, el amor de Tristán es antisocial porque quiebra las normas de la sociedad cortés y deja a la corte del Rey Marco sin su mejor vasallo.

La figura de Iseo es literaria pero también humana. Hereda de su madre el don de curar heridas mortales causadas por venenos misteriosos. Es rubia y bella. Es siempre lúcida, dueña de sí misma y dirige siempre los pasos de Tristán como una fuerza inspiradora. Es hábil con las palabras, temeraria, astuta… pero a menudo egoísta y otras tantas veces mentirosa. Es absolutamente capaz de llevar una doble vida afectiva como esposa de Marco y amante de Tristán. Pero es una mujer enamorada, y por lo tanto, impulsiva y alguna vez insegura y abatida. La contradicción en Iseo es parte de la solidez del personaje que debe hacer frente a dos realidades simultáneas, por un lado, una pasión arrolladora y transgresora de la mano de su amante y por el otro, la seguridad junto a su esposo, el rey.

Deja un comentario

Archivado bajo Mitos Y Leyendas